domingo, 9 de mayo de 2010

Las relaciones entre sordos y oyentes

Los sordos y los oyentes tienen problemas de comunicación. No pueden ponerse de acuerdo para solucionar los problemas que tienen los unos en relación con los otros.

Uno de los problemas más importantes es la accesibilidad de estos discapacitados a cualquier tipo de situación como es el acceso a intérpretes en los centros públicos como los hospitales, los colegios o los ayuntamientos. A pesar de ello, poco a poco se van adecuando las distintas circunstancias a las necesidades de aquellas personas que lo requieren.

Otro problema es la forma que pueden tener los discapacitados a la hora de “sobrevivir” en el extranjero. Ya es difícil hacerse entender en un país que no habla tu idioma, más aún es cuando no les puedes oír. Tienes que valerte de tu ingenio y tu habilidad para entender los gestos de la otra persona para así poder hacer frente a este obstáculo.

Para ello están las asociaciones, que intentan solventar estos problemas. Hay muchas repartidas por el mundo, y se reúnen para hacer lazos de amistad entre ellas, entre distintas culturas e idiomas (si se le puede llamar idioma a la lengua de signos de cada país). Además, las asociaciones buscan puestos de trabajo adecuados a cada tipo de discapacidad, en este caso sorda. De esta forma, las asociaciones tienen su propia bolsa de trabajo, distinta a la propia de cada comunidad o país (INEM).


1 comentario:

  1. Para empezar, buenas tardes Oscar, no sé si realmente estarás en activo en tu propia Web, me llamo Adolfo, tengo 25 años y resido en Vigo. Soy sordo profundo.
    Tal comentas en tu blog, es cierto, los oyentes y los sordos no se entienden ¿De quién es la culpa? Y yo te respondo, de los dos son culpables de la falta de comunicación. ¿Por qué? Porque somos humanos egoístas e hipócritas, que gran parte solo preocupamos de las personas que queremos y no de los desconocidos ni de los nuevos que difícil se acepten. Lo digo así, porque muy pocas, casi como si nada, hay relación entre personas sordas – oyentes, poquísima. Es insuficiente para tener una integración social por iguales, sea por habla o sea por lenguaje de signos. Pero tu y yo e incluso todas las personas sordas sabemos que gran parte de las personas sordas lo mejor es tener el esfuerzo en hablar como oyente y no con lenguaje de signos, eso es lo principal que debería ser pero si hay personas sordas que obtiene una gran dificultad de comunicación al habla es lógico que debería tener una comunicación que sería por lenguaje de signos. Aún así, que gran parte de la sociedad oyente obtenga algún conocimiento de lenguaje de signos y de ello según que me comentaron que funcionarios públicos como policía local, bomberos, sanidad han practicado… (Pocos) etc. la integración van muy lentas e insuficientes tener una comunicación e incluso la integración social (y por cierto laboral y enseñanza; cosas que son muy importantes), egoísmo e hipocresía sigue en medio de la sociedad para ambos bandos.¿Y yo? Estoy en medio de ambos bandos, que hoy en día ciertamente no tengo gran relación con la sociedad sorda porque gran parte se han adentrado su mundo preocupando por si mismos, sabiendo que cuando pide ayuda, se pide. Pero no, y no, muchos no piden ayuda para un bienestar por igual en la integración educativa, formativa, laboral y social que a su vez se conforman con lo que tienen. Yo te puedo decir una cosa de las personas oyentes, aunque sean egoístas e hipócritas, no saben lo que quieren realmente las personas sordas porque ellos no han dado su voz (aunque sea por lenguaje de signos o escribiendo) porque la comunicación no es por hablar ni por las manos, sino todo gesto corporal, acciones e incluso letras son otros medios de comunicación. Y de eso, en el extranjero, por incomodidad y deseos de conocer gente, se aprende con cualquier medio de comunicación, repito, hablar, manos, escribir o acciones gestual corporal. Hoy en día, las cosas van muy, muy y muy lentas, porque el gran problema es FALTA DE INTEGRACIÓN por culpa de falta de comunicación. Espero que este contexto te haga una reflexión, que hay escondidas grandes novedades, muy escondidas. Y yo sigo con mi esfuerzo y empeño, buscando ayudas que casi no me conceden nada de lo que pido “voluntad, humildad, honestidad y sinceridad” para tener una vida integrada por igual en la enseñanza formativa laboral e incluso integración laboral.PD: Todo es posible si uno quiere y lo que desea. Sin esfuerzo no hay premio.

    ResponderEliminar

UA-15017894-2